Controversia por concierto de Milanés en Miami – Cuba

Aunque no hay ninguna ley que prohíba la presentación de músicos cubanos, más de 20 grupos del exilio y ex presos políticos pidieron el martes al alcalde y los comisionados de Miami-Dade que cancelen el próximo espectáculo de Pablo Milanés en el sur de la Florida.

Milanés cantará el 27 de agosto en el American Airlines Arena en el centro de Miami.

Emilio Izquierdo, coordinador general del grupo Cuban American Patriots and Friends, dijo el martes que el coliseo “es de los contribuyentes”, por lo que los elementos contrarios a los intereses y principios democráticos no pueden usarlo.

“El concierto es una afrenta”, dijo Izquierdo a El Nuevo Herald. “Milanés es un agente ideológico de un gobierno enemigo y patrocinador del terrorismo. No lo queremos en la capital y el corazón del exilio”.

La protesta del grupo de exiliados fue transmitida el martes en una carta enviada a las autoridades condales.

Tiffany J. Eaton, abogada del bufete Cove & Associates y representante de los exiliados, dijo que aunque no hay una ley que prohíba el concierto, el Condado debe escuchar la preocupación de los habitantes, explicó.

“Uno, estas personas son contribuyentes. Dos, el poder de la Constitución y la libertad de expresión les da el derecho a ser escuchados sobre las razones por las que se sienten ofendidos debido a este concierto”, comentó Eaton.

En una declaración escrita, el alcalde de Miami-Dade, Carlos Giménez, dijo que rechaza la idea de destinar recursos de los contribuyentes para respaldar actividades que promueven intercambios con el régimen de los Castro. Pero añadió que legalmente no tiene poder para intervenir porque el Condado no administra las operaciones del coliseo.

“Mis objeciones personales se mantienen invariables”, dijo Giménez. “Sin embargo, la oficina jurídica del Condado, después de una revisión preliminar de los contratos, ha confirmado que la American Airlines Arena, de propiedad condal, es operada por una entidad privada que tiene el poder exclusivo de decisión”.

El coliseo es administrado por Basketball Properties Limited, filial del Miami Heat.

Giménez dijo que su oficina trabajará con la policía para analizar los posibles riesgos sobre la seguridad pública que plantea el caso y hacer recomendaciones necesarias para garantizar la tranquilidad.

Hugo Cancio, presidente de Fuego Entertainment y Cuba Business Development Group Inc., la empresa que organiza la gira de Milanés, hizo a un lado las críticas del exilio y descartó cualquier posibilidad de interrumpir la agenda del cantante cubano en Miami.

“Me conmueve su pasión, pero no habrá cancelación del concierto de Pablo Milanés”, precisó Cancio, refiriéndose a la queja de los exiliados. “Milanés no sólo viene a Miami a cantar a sus hermanos cubanos, sino a sus cientos de miles de seguidores de toda America Latina que viven en esta ciudad y que también tienen sus derechos. Los cubanos no somos únicos”.

La llegada de artistas, intelectuales y académicos cubanos coincide con una flexibilización en la entrega de visados del gobierno federal desde el 2009.

A la lista de visitantes ya se han sumado anteriormente grupos como Los Van Van. En mayo del año pasado llegó el cantautor Carlos Varela y un mes después Silvio Rodríguez.

Según la ley del embargo, los músicos y artistas cubanos que se presentan en Estados Unidos no pueden recibir pagos o compensación en dinero. El gobierno estadounidense les otorga un permiso de trabajo temporal y las empresas promotoras están autorizadas únicamente a costearles los pasajes y pagarles viáticos de unos $80 diarios.

David Rivera, representante republicano por Miami, fustigó las actuaciones de artistas de la isla en Estados Unidos. Dijo que la presencia de Milanés es un insulto a una comunidad que ha sufrido en carne propia la persecución de un gobierno dictatorial.

“Estos supuestos artistas son agentes de influencia y propaganda de la tiranía castrista”, dijo Rivera. “Los contribuyentes son los dueños del coliseo y no creo que quieran que sus impuestos se usen para promover este concierto. Por respeto a nuestra comunidad debe ser cancelado”.

En medio de la polémica, el presidente del capítulo floridano de la ACLU, John De León, dijo que su oficina está al tanto de la situación para evitar cualquier irregularidad contra la organización del concierto.

“En un país libre y democrático la manera de mostrar rechazo a una idea es protestando, lo demás son tácticas usadas por países totalitarios como Cuba”, indicó De León. “Aquí hay libertad y legalmente no se puede cancelar el show”.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s